Noticias

14/02/2016

Ortuzar se compromete a trabajar para que los caminos de Navarra, la CAV e Iparralde “confluyan en una avenida hacia la libertad”

Tras ser reelegido por unanimidad al frente de EAJ-PNV, el presidente del Euzkadi Buru Batzar se declara “honrado, orgulloso y en deuda con quienes desde el 77 hasta aquí han guiado los pasos del PNV”

rss Ezagutzera eman

DESCARGAR VÍDEO

COMPARTIR VÍDEO

“Cada uno a su ritmo, cada uno a su paso y conforme a la voluntad de su ciudadanía, pero estamos todos en pie y en camino. Nuestra tarea, y ese es el principal compromiso que asumo hoy aquí en nombre del PNV, es que los caminos de Navarra, la Comunidad Autónoma Vasca e Iparralde confluyan en una avenida hacia la libertad, en una amplia calle en la que quepamos todos; y que todos y todas transitemos hacia un futuro de progreso y justicia social. Un nuevo ‘Zazpiak Bat’, ese ‘Guztiok Bat’ que figura en nuestro lema de la Asamblea General. ‘Guztiok Bat’ por libre decisión, ‘Guztiok Bat’ porque la unión hace la fuerza, ‘Guztiok Bat’ porque juntos vamos a vivir mejor”.

Andoni Ortuzar no ha podido disimular su emoción ni ha querido ocultar su agradecimiento en el transcurso del discurso que ha pronunciado minutos después de ser reelegido, por unanimidad, presidente del Euzkadi Buru Batzar de EAJ-PNV por los cuatro próximos años. Su intervención ha sido largamente aplaudida por los cerca de 1.500 asistentes al Palacio de Congresos de Baluarte, entre los que se encontraban la presidenta del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos; el Lehendakari, Iñigo Urkullu; el vicepresidente navarro, Manu Ayerdi; Ramiro González, Unai Rementeria y Markel Olano, diputados generales de Araba, Bizkaia y Gipuzkoa, respectivamente; así como Bakartxo Tejeria, presidenta del Parlamento Vasco, y los alcaldes de Gasteiz, Bilbao y Donostia, Gorka Urtaran, Juan Mari Aburto y Eneko Goia, entro otros.

Su discurso ha echado el cierre a la Asamblea General que la formación jeltzale ha celebrado en Iruña. Una cita en la que se ha rendido tributo a los promotores y participantes en la histórica Asamblea Nacional que EAJ-PNV celebró en Pamplona en 1977. Aquella Asamblea ha estado hoy muy presente en el discurso de Ortuzar. “Hoy me siento honrado, orgulloso y en deuda también con quienes, desde el 77 hasta aquí, han guiado los pasos del PNV. Prácticamente todos los días, en un momento u otro, me viene a la cabeza la duda, la responsabilidad, a veces hasta la angustia de si voy a estar a la altura de quienes me precedieron. Hace pocos minutos, cuando era elegido Presidente del EBB, me volvía a la cabeza ese pensamiento. Y me digo que sí. Que hay que estar a su altura, que hay que seguir su trabajo, que hay que coger su testigo. Que merece la pena trabajar por este País. Que merece la pena trabajar con personas como las que ahora abandonan el EBB. Que merece la pena ponerse codo con codo con gente que, a pesar de la que está cayendo en la política, da el paso de integrarse en nuestra nueva Ejecutiva. Y, sobre todo, que merece la pena trabajar con y para vosotros y vosotras, la base del Partido Nacionalista Vasco, su auténtica fuerza. A los que han estado, a los que vienen y a toda la afiliación: mil gracias por ser así. Y mil gracias por el respaldo recibido. Emocionado, agradecido y consciente, os expreso mi lealtad total al Partido y a Euskadi, y juro con la máxima solemnidad dar hasta el último de mis esfuerzos por la Nación Vasca”.

Ortuzar ha relevado una anécdota (“el otro día, un amigo me definía al PNV como el ‘Infatigable Caminante’: frente a los velocistas de recorrido explosivo pero corto, él me hacía ver la bondad y la necesidad de que hubiera corredores de fondo, andarines de largo aliento capaces de recorrer largas distancias sin desfallecer”) antes de reivindicar ante la Asamblea General la trayectoria del partido que preside. “Frente al adanismo de algunos que consideran que la acción política, su integridad ética y pureza democrática nació justo con su llegada a la escena, este Partido, el Partido Nacionalista Vasco, reivindica su trayectoria y el ejemplo que a lo largo de 120 años ha desarrollado. Con humildad, con la humildad que nos da el habernos equivocado muchas veces y el haber tenido que levantarnos de la caída, mostramos en este momento crucial de la historia vasca nuestro compromiso con Euskadi y sus gentes. Nosotros no nacimos ayer. Ni nos creemos en poder de la verdad absoluta. Surgimos como una herramienta al servicio de unos ideales. Y lo seguimos siendo. Nos mueve el bien común, el bien del Pueblo Vasco, su supervivencia como Nación. Llevamos tiempo caminando, pero seguimos siendo infatigables. Este es el Partido Nacionalista Vasco”.

Ortuzar ha mirado al pasado, pero ha tenido muy en cuenta el presente y el futuro en su intervención, muy pegada al terreno. “Cuarenta años después, volvemos a estar hoy aquí, en esta ciudad y en este Territorio con los que el PNV tiene un fuerte vínculo de pertenencia y ligazón. Iruña ha sido, es y será siempre un lugar especial, capital en el corazón de los abertzales, y un lugar elegido y deseado para las grandes ocasiones de nuestro Partido. Un partido involucrado e imbricado en la sociedad navarra, comprometido con su futuro y muy ilusionado con el cambio político y social que estamos ayudando a consolidar desde Geroa Bai. Nafarroa tiene que sumarse también al tren del progreso, al del autogobierno en positivo, a definirse por lo que es y no por lo que no debe ser, a ser objeto de su propio destino y no a lo que estos últimos años ha sido, sujeto de disputa entre quienes definían Navarra sobre la negación o los que defendían el simple integracionismo. Ni lo uno ni lo otro: la voluntad de la ciudadanía navarra. Queremos para Nafarroa lo mismo que para el resto de Territorios: la capacidad de decidir nuestro futuro, de decidir tanto cómo deben ser las relaciones internas entre los llamados ‘Territorios del euskera’, lo que para nosotros es Euskadi, como nuestras relaciones con el entorno circundante, lo que en el 77 definían como ‘el más allá del Árbol Malato’”.

El líder jeltzale ha señalado que la Asamblea General de Iruña ha proporcionado al cuerpo del PNV la ocasión de hacer “un alto en el camino” para “planificar las siguientes etapas, que nos van a llevar por terrenos delicados, donde la orientación, la cautela y el ir lo más juntos posible y con ideas claras van a ser más necesarios que nunca. En la Comunidad Autónoma Vasca estamos en pleno proceso de repensar nuestro Autogobierno, de alumbrar un Nuevo Estatus político que reconozca en la ley lo que los vascos y vascas sentimos hondamente: que somos una nación, una nación que es sujeto de derechos políticos y que debe poder decidir libremente su futuro. En Nafarroa estamos ganando el tiempo perdido. Estamos poniendo a Nafarroa otra vez en el camino correcto, pero hemos heredado una pesada mochila, cargada de prejuicios, que hay que ir abandonando. Hay que consolidar el cambio. Y en Iparralde también se están poniendo sobre la mesa los primeros mapas para un viaje inusitado hasta hace poco, aún sin concretar, pero que puede llevarnos a tener por primera vez una Institución vasca, y solo vasca, en el Norte”. En consecuencia, Ortuzar se ha comprometido a trabajar para que los tres caminos que siguen las tres realidades administrativas vascas acaben confluyendo, y ha reivindicado que la vasca es “sobre todo una nación de personas. Una nación que hace de la persona la razón de su existencia. Una nación que estará parada mientras haya tantos parados. Una nación que estará excluida si no intenta recuperar a los que tiene excluidos. Una nación que estará cerrada si cierra sus puertas al que viene de fuera en busca de un nuevo futuro, de una nueva tierra de acogida. Una nación que será estéril si no es capaz de animar a sus jóvenes a que hagan por ellos y por su País lo más importante que pueden hacer: tener hijas e hijos que crezcan y vivan aquí y garanticen la Euskadi del siglo próximo. Una nación que será insostenible si no somos capaces de generar un desarrollo razonable de nuestro medio ambiente. Nuestra Patria, nuestra Nación, es de carne y hueso, pero nuestro proyecto político tiene que tener también alma. Por eso la nación que queremos es una nación en marcha, solidaria, inclusiva, abierta, fértil y sostenible”.

El presidente del EBB no ha obviado la convulsa situación política del Estado español, que tiene una gran incidencia en el pueblo vasco y a la que EAJ-PNV está dispuesto a portar estabilidad, sensatez y sentido común. “El diálogo, la búsqueda del acuerdo es una seña de identidad del PNV. Lo practicamos dentro de casa, en Euskadi, y también creemos que es nuestra obligación aceptarlo cuando es otro Partido quien nos lo propone. Parece algo normal. Bien, pues en Madrid esto es algo extraordinario”, ha lamentado antes de fijar la posición jeltzale ante la formación de Gobierno en Madrid. “La posición del PNV es transparente. Nuestra prioridad es Euskadi. Aquí empieza y termina todo para nosotros. No nos asusta el entendimiento con Madrid. Pero cada uno en su casa y desde su casa. Por eso hemos dicho claramente al Partido Socialista y a su candidato, Pedro Sánchez, que con nosotros tiene que hablar después, cuando haya clarificado cuál es su fórmula de gobierno y con quién la va a llevar a cabo. Cuando conozcamos el programa para ‘su’ casa, para España, y nosotros podamos ver cómo se compatibiliza con lo que nosotros queremos para ‘nuestra’ casa, para Euskadi. A partir de ahí pondremos sobre la mesa lo que nosotros llamamos la ‘agenda vasca’. Una agenda que contiene el epígrafe del autogobierno, el de la paz y la convivencia, y también el de los cambios para salir de la crisis económica. Y decidiremos nuestra posición de cara a la investidura y nuestra disposición a colaborar con el nuevo gobierno español en función del grado de receptividad a nuestras propuestas”. Ortuzar ha expresado su deseo de que en Madrid “se abra un escenario en el que se pueda hablar de todo sin tabúes, sin temas prohibidos: de la reforma del Estado, del reconocimiento nacional de Euskadi, del derecho a decidir, de la crisis institucional, de las medidas para acabar con la corrupción, de la regeneración de la política... Ojalá se abra ese escenario. Si se abre, allí estará el PNV con todas las consecuencias. Pero, a fuer de ser sinceros, vemos aún verde esa posibilidad. Vemos aún la política española dominada por el tacticismo, por el quedar bien cada uno ante su galería y por la cerrazón. No responde a nuestra forma de hacer política. Estamos en las antípodas”.

Para acabar, el presidente del EBB ha querido dirigir un mensaje muy directo al conjunto de los jóvenes vascos, pero de un modo muy especial a los jóvenes que ya integran la familia jeltzale. “Jóvenes de EGI y de EAJ, es vuestro turno. A nosotros nos ha tocado pasar del puño cerrado a estar brocha en mano dibujando la nueva Euskadi. A vosotros os corresponde ahora digitalizar el Partido y Euskadi. Os pedimos que deis un paso al frente. Las nuevas generaciones que buscan participación, transformación de la sociedad, nuevas formas de hacer política, las van a encontrar en este viejo pero a la vez moderno partido, ‘Infatigable Caminante’ en la búsqueda siempre nueva de la igualdad, la prosperidad, la justicia social y la libertad de Euskadi. Un movimiento democrático, humanista y comprometido. Un movimiento idealista porque tenemos ideales. Y un gran reto, la Euskadi global, el reconocimiento de Basque Country en el mundo. Está en nuestras manos, depende de nuestro esfuerzo y habilidad, de nuestra inteligencia y tesón, de nuestra fuerza y unidad Este es el Partido Nacionalista Vasco. ‘Guztiok Bat’. Ataos bien las botas, coged la makila y la mochila, que el viaje continúa”.